Ibuprofeno, más de 40 años de historia y uno más de la familia

Tomar demasiada confianza con este medicamento puede acarrear problemas

Los analgésicos antiinflamatorios como el popular ibuprofeno alivian el dolor de forma rápida y se utilizan desde en un tratamiento post operatorio hasta para una simple resaca. El ibuprofeno forma parte de nuestras vidas y hemos normalizado completamente su ingesta.

Con sentido común, medicamentos como este no causan problema, si bien es cierto que tomarlos demasiado tiempo o excederse en la dosis puede acarrear efectos negativos del ibuprofeno. Su versión más moderada (ibuprofeno 400) se puede adquirir sin receta, pero no deja de ser un medicamento y por tanto su consumo debe estar sujeto a unas reglas.

El ibuprofeno y otros medicamentos de la familia de los antiinflamatorios se han convertido en un recurso fácil para todo, sin plantearnos siquiera si realmente es el remedio más indicado. Y ese no es el mayor problema, sino que el abuso de este fármaco puede acarrear efectos secundarios, empezando por una afectación del sistema digestivo. Puede llegar a provocar hemorragia digestiva y perforación. De ahí que los médicos nos aconsejen tomarlo siempre acompañado de alimento.

E incluso hay estudios que afirman que puede aumentar el riesgo de infarto de miocardio, de ictus o que no sólo no es eficaz ante la cistitis sino que puede intensificar sus efectos. Otra línea de investigación habla de que si se toma durante un largo periodo puede causar esterilidad en los hombres. Mientras que las mujeres que lo toman al menos dos veces por semana durante un periodo de seis años, muestran una pérdida de audición. Son sólo algunos de los efectos negativos del ibuprofeno.

Estas y otras son las razones que llevaron al Consejo General de Colegios Farmaceúticos a exigir la prescripción médica a todos los pacientes a quienes se dispense ibuprofeno 600.

Uno de los efectos negativos del ibuprofeno más popular es el que puede producir durante el embarazo, en el que su ingesta está totalmente desaconsejada porque se pueden presentar complicaciones.

Por tanto no hemos de olvidar que aunque el ibuprofeno es un gran aliado porque alivia el dolor de forma rápida y reduce la inflamación, se ha de tomar como cualquier medicamento en la menor dosis posible y sin prolongar su toma más allá de siete días consecutivos.

El ibuprofeno es uno más de la familia y por ello se le debe tratar con respeto y no abusar de él. Se ha de tratar de preservar su ingesta para los momentos en los que es imprescindiblemente necesario. Y si se ha de tomar, es vital dejar un espacio de entre 6 y 8 horas. Si nos enfrentamos a un dolor intenso, se puede combinar su toma con la de otro analgésico tipo Paracetamol, pero nunca repetir la dosis de ibuprofeno antes de lo aconsejado o nos enfrentaremos a los efectos negativos del ibuprofeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *