¿Qué es el estrés muscular?

 

Estrés muscular

Aunque muchos aún siguen pensando que el estrés solo es una condición que causa problemas psicológicos. No es así, ya que ahora, después de muchos estudios e investigaciones realizadas, se puede asegurar que el estrés tiene un impacto muy alto en el estado físico de una persona.De ahí entonces que después de una dura semana de trabajo o de enfrentar los problemas del día a día terminemos sintiendo dolores musculares, que irán empeorando si no aprendemos a relajarnos y tomar las cosas con calma.

Entonces,  ¿qué es el estrés muscular?

Podemos definir el estrés muscular como la experiencia corporal de la emoción, es decir cuando nos estresamos se produce una tensión automática en los músculos que rodean la mandíbula, los ojos, la boca, cuello y espalda. Esto sucede como mecanismo de defensa del cuerpo y una vez pasa la situación de estrés los músculos se relajan.

Lo peligroso de esta situación es que no aprendas a relajarte y el estrés se convierta en un caso crónico, donde los músculos jamás se relajen y te mantengas en un estado de tensión constante.

Causas del estrés muscular

Entre las principales causas de estrés muscular tenemos:

  • Realizar ejercicios de forma incorrecta
  • El estrés laboral
  • Empujar o levantar objetos muy pesados
  • Una lesión vieja
  • Situaciones constantes de estrés
  • Cansancio mental
  • Problemas económicos
  • Cambios bruscos
  • Pesimismo

Todas estas causas si no son tratadas a tiempo traerán consecuencias psicológicas y sobre todo físicas que pueden incluso causar lesiones en la columna o incluso la incapacidad de mover una zona o miembro de tu cuerpo.

Cómo tratar el estrés muscular

Si queremos tratar y prevenir el estrés muscular lo podemos hacer de la siguiente manera:

  • Haciendo ejercicios de estiramiento.
  • Mejorar tu postura en el trabajo. Si trabajas la mayor parte del tiempo frente a un ordenador, debes de estar atento de que tus brazos se queden apoyados sobre el escritorio hasta el nivel de los codos.
  • Llevar algún tipo de tratamiento farmacológico si tu nivel de estrés lo requiere.
  • Aplicar técnicas de relajación, como actualmente es casi imposible evitar el estrés. Es importante entonces que aprendas una técnica de relajación que te ayude a aliviar las tensiones del día a día.
  • Aplica la reestructuración cognitiva, que no es otra cosa que aprender una técnica que te permita asumir las situaciones estresantes de forma objetiva.
  • Y sobre todo, aprende a priorizar, no puedes hacer todo a la vez. Delega funciones y organiza tus prioridades de mayor a menor.

 

[ads_post_related]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[ads_post_bottom]