¿Qué no se puede comer cuando tienes una herida?

alimentos sin tienes una herida

¿Qué no se puede comer cuando tienes una herida?

Para empezar, se tiene que indicar que una incisión o herida es un corte en la piel que se produce por un accidente o por alguna intervención quirúrgica. En ocasiones, dichas heridas son muy pequeñas, pero a veces son un poco más grandes, en ambos casos se necesita cuidados especiales. Cuando se acude a un experto para cerrar la herida, estos suelen usar elementos como suturas, grapas, ganchos, pegamento para la piel, etc. Es importante que sepas que el cuidado de la herida es muy importante para prevenir infecciones y ayudar a que el proceso de cicatrización sea más rápido.

La alimentación y el proceso de sanación

Aunque no lo creas, la nutrición y las decisiones que tomes en relación a lo que ingieres influye considerablemente en que las heridas sanen, esto se debe a que las lesiones, cuanto más graves sean, necesitan mayor concentración de vitaminas, minerales, proteínas y energía, que son los indicados para que el proceso de sanación sea efectivo. Además de que hay que tener en cuenta que se pierden los nutrientes segregados por las lesiones.

A continuación te brindamos algunos consejos para que tus heridas sanen de forma correcta y sin que surja ningún tipo de inconveniente:

Dieta:

  • Es importante ingerir las calorías suficientes que necesita el cuerpo, y esto se logra con una dieta equilibrada a base de alimentos 100% nutritivos. Para ello, se requiere una planificación de todas las comidas, incluyendo las meriendas o tentempiés, los cuales deben ser saludables con alimentos como lácteos, frutas, cereales y vegetales.

Proteínas:

  • Se debe incluir en la alimentación las proteínas adecuadas que contribuyan a la recuperación, para ello se necesitan 30 o más gramos de proteína por cada comida principal, y unos 15 gramos para la merienda.

Hidratación:

  • Una persona con heridas, debe estar completamente hidratada con agua, y bebidas que no contengan azúcar, como el café, los zumos de fruta, la leche y el té, todos ricos en proteínas.
  • Alimentos cicatrizantes
  • En la naturaleza se puede conseguir todo tipo de alimentos y algunos de ellos son ideales para proporcionar vitaminas, proteínas, minerales y facilitar la digestión, no obstante, también puedes encontrar algunos alimentos que son perfectos para ayudar en el proceso de cicatrización, entre los cuales mencionamos los siguientes:

Brócoli:

  • Este vegetal es ideal para el proceso de cicatrización, ya que cuenta con propiedades antioxidantes, además de que aporta omega 3 y vitaminas K, B, A y E, que ayudan a reducir las inflamaciones y permiten la rápida coagulación de la sangre.

Fresas:

  • Esta fruta contiene sales positivas, que son ideales para prevenir las enfermedades degenerativas y cardiovasculares, esto gracias a la gran cantidad de magnesio y vitamina K que poseen, son especiales para la regeneración de los tejidos.

Cítricos:

  • Los cítricos más recomendados para el proceso de cicatrización son las naranjas, la toronja y los limones, debido a que contienen cualidades curativas, además de que sirven para protegerse de las infecciones y reparan los tejidos, tanto externos como internos.

Huevos:

  • Este alimento se aconseja porque sirve para fortalecer los tejidos de la piel, asimismo aporta grandes cantidades de proteínas y contiene vitamina K, todos estos elementos lo convierten en un alimento ideal para estimular la rápida cicatrización.
  • Alimentos no recomendados
  • De la misma forma que hay alimentos ideales para la cicatrización, también hay alimentos irritantes o dañinos, que son contraproducentes en el periodo de cicatrización, debido a que los mismos pueden llegar incluso a ocasionar serias infecciones difíciles de combatir.
  • Entre estos alimentos que se deben evitar, los principales son los que contienen grandes cantidades de grasas no saludables, que también se les conoce como grasas trans o saturadas, ya que son irritantes, y al mismo tiempo son las responsables de la elevación de los niveles de colesterol. Estas grasas se localizan en quesos grasos, leche entera o sus derivados, mantequilla, embutidos y carnes grasas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *